Noticias de la industria
Medicamentos para el TDAH podrían controlar algunos síntomas del Alzheimer
Científicos estimaron que la falta de atención, la apatía y los déficits de comportamiento podrían tratarse con fármacos destinados al tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

 

 

 

 

La ciencia sabe hoy que el neurotransmisor noradrenalina (NA), también llamado norepinefrina, es fundamental para la estimulación de muchos procesos cognitivos, incluidos la atención, el aprendizaje, la memoria, el control ejecutivo e inhibitorio.

 

Es sabido que la reducción o deterioro de la producción de NA es de importancia para la demencia de Alzheimer. Por ejemplo, la apatía y la motivación están influenciadas por el sistema noradrenérgico. Sin embargo, los tratamientos sintomáticos actuales de la enfermedad de Alzheimer se centran en la restauración de otros sistemas.

 

Ahora, en una investigación realizada por un equipo del Imperial College London y recientemente publicada en el Journal of Neurology, Neurosurgery y Psychiatry, se examinó la evidencia sobre la eficacia de los compuestos noradrenérgicos, que modifican la liberación cerebral de la hormona norepinefrina. “Esta se produce en el tronco encefálico en la base del cerebro y se libera por todo el órgano, la hormona afecta principalmente la atención, con efectos secundarios sobre la memoria y la función cognitiva. Sabemos que en la enfermedad de Alzheimer, la parte del tronco encefálico que libera esta sustancia química se daña muy pronto” explica el autor del estudio Michael David, especialista clínico del Instituto de Investigación de la Demencia del Reino Unido.

 

Los medicamentos previamente aprobados, que son capaces de retrasar levemente el deterioro cognitivo, pero no de prevenirlo, tienden a apuntar a otro neurotransmisor, la acetilcolina. El equipo de David cree que los efectos limitados de estos medicamentos aprobados podrían mejorarse al abordar también la disminución del sistema noradrenérgico, mejorando potencialmente la capacidad de los pacientes para prestar atención, formar nuevos recuerdos e incluso disminuir déficits de comportamiento. También identificaron un mayor impacto en la apatía, un síntoma secundario del Alzheimer. La apatía se distingue de la fragilidad física que pueden mostrar las personas mayores con demencia, un proceso mental que, según sugiere David, “es un síntoma que los tratamientos disponibles descuidan”.

 

El equipo analizó la literatura publicada actualmente sobre los fármacos noradrenérgicos y la enfermedad de Alzheimer. Los científicos, dirigidos por el profesor Paresh Malhotra de Imperial, revisaron los estudios desde 1980 hasta la actualidad. El equipo identificó 19 estudios de estilo de prueba controlados de compuestos noradrenérgicos para tratar los síntomas en personas con trastornos neurodegenerativos. La colección de trabajos publicados involucró a un total de 1300 pacientes, y cada estudio se calificó según la calidad del diseño del ensayo. Estos documentos implementaron una variedad de métricas para calcular el efecto de las drogas. El equipo, utilizando un valor estandarizado para hacerlos comparables, reveló cómo un análisis general de los 10 estudios que midieron la cognición global demostró que los fármacos noradrenérgicos tenían un efecto beneficioso pequeño; pero significativo.

 

El análisis del equipo también produjo el sorprendente resultado de que, según el metanálisis, los medicamentos noradrenérgicos no tuvieron ningún impacto en la atención de los pacientes con demencia, un resultado sorprendente, dado el uso generalizado de estos medicamentos en el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). David sugiere algunas razones para este hallazgo: “los métodos inconsistentes utilizados para evaluar la atención en los artículos pueden haber causado que se silencie algún efecto, las medidas utilizadas pueden haber pasado por alto el tipo de aumento de la atención causado por estos medicamentos o tal vez los medicamentos simplemente no funcionaron”.

 

Cualquiera que sea la razón, la imagen mixta del análisis requerirá que se realicen más investigaciones, que deberán remediar las fallas de las anteriores. El análisis del equipo de los 19 estudios los calificó individualmente por la calidad de su diseño de estudio, y solo seis fueron calificados como de “buena” calidad, con siete adicionales calificados como “regulares” y seis como “deficientes” en su diseño.

 

“Varios de los estudios incluidos en este metanálisis se realizaron hace muchos años, en los 80 o 90, cuando la práctica no estaba tan perfeccionada en términos de lo que constituye un buen ensayo clínico, es importante que recolectemos evidencia de buena calidad en el futuro”, explica David. Eso significará imitar un alto número de pacientes y controles rigurosos que son más comunes en la investigación moderna. Los estudios futuros también deberán considerar si la combinación de tratamientos disponibles podría lograr un efecto mejorado.

 

“Cosas como la apatía no se abordan realmente, eso es algo que podría beneficiarse potencialmente al ajustar el sistema noradrenérgico”, indica David. Afortunadamente, un ensayo de este tipo ya está en marcha: NorAD, un estudio en curso sobre los efectos terapéuticos del TDAH y el tratamiento de la presión arterial alta en combinación con los tratamientos actuales para el Alzheimer. “Aún nos queda camino para confirmar si los medicamentos que ya tratan afecciones como el TDAH podrían ser seguros y beneficiosos para las personas con Alzheimer. Acciones como esta ayudarán a mantener a las personas conectadas con sus familias, sus mundos y consigo mismas por más tiempo”, concluye el investigador.

 

Fuente: Infobae

 

EDICIONES VR S.A.
Tel.: (+54 9 11) 4424-2885
info@edicionesvr.com