Noticias de la industria
Cuba, 20 años de liderazgo en producción de EPOHur
La Eritropoyetina Humana Recombinante es el producto biotecnológico de más alto impacto para la enfermedad renal crónica, cuya producción cambió la práctica clínica en el manejo de la anemia del enfermo renal crónico.

 

 

 

 

Desde hace dos décadas Cuba cuenta con la Eritropoyetina Humana Recombinante, es el producto biotecnológico de más alto impacto para la enfermedad renal crónica, y un medicamento muy novedoso que cambió radicalmente la práctica clínica en el manejo de la anemia del enfermo renal crónico

“Una de las garantías de sostenibilidad de la especialidad de Nefrología es la producción de los principales medicamentos y soluciones para los métodos dialíticos por la industria farmacéutica y biotecnológica nacional” afirmó el Doctor en Ciencias Médicas Jorge Pérez-Oliva Díaz, presidente de la Sociedad Cubana de Nefrología.

 

Uno de los ejemplos más claros de esta voluntad de mejorar cada día el estado de salud de la población cubana lo colocó elprofesor en la Eritropoyetina Humana Recombinante (EPOHur), el producto biotecnológico de más alto impacto para la enfermedad renal crónica, y un medicamento muy novedoso que cambió radicalmente la práctica clínica en el manejo de la anemia del enfermo renal crónico. 

 

De acuerdo con el especialista, en Cuba luego de diez años de desarrollo básico, preclínico y de los ensayos clínicos en humanos comparativos con la EPOHur innovadoras y líderes en los mercados internacionales, el Centro de Inmunología Molecular (CIM) obtuvo una formulación nacional, por la tecnología del ADN recombinante en 1997. “La misma se generalizó a partir del 2000 para todos los pacientes con Enfermedad Renal Crónica y anemia renal asociada que la requieran, con publicaciones que demuestran su eficacia y seguridad en Cuba y en el extranjero”, señaló Pérez-Oliva Díaz y agregó que “los más de 20 años de su empleo en Cuba han demostrado su valía en el uso para evitar las transfusiones sanguíneas, sus beneficios cardiovasculares –demostrados en la mejoría de los resultados clínicos– y sobre las funciones cognitivas; la mejora de las capacidades ante esfuerzos físicos, de trabajo, en la actividad sexual, el apetito y la normalización del patrón sueño/vigilia; en resumen, la mejoría de la calidad de vida.

 

La enfermedad renal crónica (ERC) afecta entre un 10 y un 15% de la población adulta en el mundo, y es un problema de salud pública por sus elevados costos. “Téngase en cuenta que, por ética, no existen límites para la aceptación de pacientes en métodos dialíticos por hemodiálisis o diálisis peritoneal, dada la discapacidad que provoca y la mortalidad a ella asociada en etapa pre diálisis o de terapia renal de reemplazo (TRR)”, subrayó el especialista. “Su costo creciente, debido a las tecnologías médicas y farmacéuticas empleadas, con su impacto humano a nivel familiar y de toda la sociedad, hace que se conceptualice como una enfermedad catastrófica”, dijo.

 

En ese sentido, destacó que las EPOHur son muy costosas y consumen entre un 5% y un 25% del presupuesto dedicado a los pacientes en hemodiálisis de los centros hospitalarios.

 

El profesional puntualizó que “la anemia es uno de los síntomas que más limita la capacidad del paciente para sus actividades cotidianas, provoca intolerancia al ejercicio, depresión, deterioro cognitivo y de la capacidad mental, disnea, contribuye a la hipertrofia ventricular izquierda y la disfunción sistólica del mismo. Constituye además un poderoso predictor de morbilidad y muerte cardiovascular, aun antes del inicio de los pacientes en TRR”.

 

La inadecuada producción de eritropoyetina endógena a nivel renal es su principal causa etiológica. Por lo que el empleo a de la EPOHur a partir de1989 para tratar la anemia, capaz de estimular la eritropoyesis a similitud de la hormona natural, se considera el mayor avance en el tratamiento de los pacientes en diálisis de suplencia luego del comienzo de los mismos. “La severidad de la anemia, en particular en hemodiálisis, con niveles de hemoglobina de 7 u 8 g / dl, llevaba a que fuese corregida con transfusiones sanguíneas con los riesgos clínico, inmunológico y de transmisión de infecciones asociados”, precisó. De ahí que poder contar en el sistema nacional de salud con este producto biotecnológico es una fortaleza indiscutible para la especialidad.

 

Como un elemento destacado, el profesor Pérez-Oliva mencionó la membresía de un experto cubano en el comité de la anemia desde el año 2014, por lo cual en la actualización de las Recomendaciones de práctica clínica de la Sociedad Latinoamericana de Nefrología e Hipertensión para el tratamiento de la anemia en el paciente con enfermedad renal crónica; se le invitó a participar y se le asignó la revisión del capítulo Complicaciones con el empleo de los Agentes Estimuladores de la Eritropoyesis, publicado a finales de 2017 en la Revista Latinoamericana de Nefrología.

 

“Pero la historia con la EPOHur continúa, dijo el entrevistado. Se planifica con el CIM efectuar nuevos y novedosos estudios y ensayos clínicos con ior®EPOCIM (nombre comercial de la EPOHur) en pacientes en hemodiálisis, que nos aporten nuevas evidencias científicas de su empleo en nuestro medio”.

 

Estos resultados fueron expuestos en el IX Congreso Nacional de Nefrología, que se desarrolló hasta el 15 de septiembre en la provincia de Sancti Spíritus en Cuba.

 

Fuente: www.granma.cu

EDICIONES VR S.A.
Av. Hipólito Yrigoyen 4021 (C1208ABH) Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel./Fax.: (54-11) 4958-2815 / 4958-2812
info@edicionesvr.com