Notas de Interés
Combinar interferón-alfa y nafamostat podría ser eficaz contra COVID-19
Tanto en cultivo celular como en animales pequeños demostraron mejores resultados que las terapias monoclonales.

 

 

 

 

 

Un estudio reciente publicado en la revista 'Viruses' muestra que una combinación de dos fármacos antivirales, el interferón-alfa (IFN-a) y el nafamostat, fue eficaz para combatir la infección por el SARS-CoV-2, el virus que provoca COVID-19.

 

"Aquí demostramos que las combinaciones de IFN-a con nafamostat parecen ser eficaces para el tratamiento del SARS-CoV-2 en cultivo celular y en animales pequeños. Además, las terapias combinadas requirieron concentraciones de fármacos más bajas que las monoterapias, lo que redujo los efectos secundarios", explica el autor principal del estudio, el doctor Denis Kainov, profesor de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología.

 

En contraste con el rápido desarrollo de las vacunas contra COVID-19, los tratamientos antivirales han tenido un éxito limitado hasta ahora. Los tratamientos disponibles en la actualidad, como el remdesivir y los anticuerpos monoclonales, solo son eficaces durante las primeras fases del COVID-19. El éxito limitado de estas terapias, ha llevado a los investigadores a utilizar una combinación de estos fármacos.

 

El uso de dos o más fármacos puede producir un efecto sinérgico, donde el efecto de la combinación es mayor que la suma del efecto producido por los fármacos individuales. El uso de dosis más bajas de fármacos en las terapias combinadas puede dar lugar a efectos secundarios más leves y menores. Además, las terapias combinadas también pueden reducir el riesgo de aparición de variantes resistentes a los medicamentos.

 

Estudios anteriores en humanos habían sugerido que el IFN-a solo y el nafamostat en combinación con otro antiviral podrían ser eficaces en el tratamiento del COVID-19. En consecuencia, los científicos investigaron los efectos antivirales de la combinación contra el SARS-CoV-2. Los interferones, incluido el IFN-a, pertenecen a una clase de moléculas de señalización denominadas citoquinas que las células inmunitarias liberan durante una infección vírica.

 

El IFN-a ayuda a reclutar células inmunitarias en los pulmones y a activarlas, contribuyendo a la respuesta antivírica. El IFN-a también estimula la secreción de otras citoquinas que amplifican la respuesta inmunitaria, limitando así la replicación del SARS-CoV-2. En este estudio, los investigadores utilizaron IFN-a pegilado, una forma químicamente modificada de IFN-a que dura más tiempo en el organismo que la forma no modificada. El IFN-a pegilado, que se vende bajo la marca Pegasys, y se utiliza en combinación con otros antivirales para tratar la hepatitis B y C. Por otro lado, el nafamostat es un fármaco utilizado para el tratamiento de la pancreatitis aguda y como anticoagulante para prevenir los coágulos sanguíneos.

 

"De todos los fármacos de los que se tienen datos de potencia en estudios de laboratorio con líneas celulares humanas contra el SARS-CoV-2, el nafamostat parece ser el más potente y puede ser el único en el que las concentraciones en sangre casi siempre superan los niveles necesarios para impedir la replicación del virus. También es probable que el nafamostat alcance niveles elevados en los pulmones, donde el virus del SRAS-CoV-2 causa muchos de sus problemas. El nafamostat también tiene un perfil de seguridad favorable", explica el doctor Kainov.

 

Funte: Infosalus

EDICIONES VR S.A.
Tel.: (+54 9 11) 4424-2885
info@edicionesvr.com